Lecciones aprendidas en los atentados de Barcelona

El atentado terrorista del 17-A en Barcelona puso a prueba la capacidad de los servicios sanitarios de emergencias, que respondieron con una enorme eficacia y profesionalidad. En unas circunstancias excepcionales, capaz de romper los esquemas de trabajo de equipos especializados en actuar al límite, el dispositivo logró atender a las múltiples víctimas en menos de tres horas y salvar decenas de vidas. Aun así, aquella tarde aciaga estuvo llena de lecciones y aprendizajes, tal y como reconoce la directora del área operativa del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) Catalán. La doctora Judit Sánchez Castro, que estuvo al frente del dispositivo, y que compartió su experiencia con los alumnos del Máster en Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria de SAMU y Universidad de Sevilla.

“El terrorismo está cambiando completamente la forma en la que tenemos que trabajar”, apuntó Sánchez Castro, que reconoció que, en escenarios tan complejos y duros, los profesionales sanitarios tienen que estar preparados no solo para salvar vidas, sino a conseguir perder al menor número de heridos posible: “Surge un conflicto muy duro en el momento en el que no eres capaz de llegar a todo y tienes que priorizar. Es algo para lo que no nos han preparado y que es contrario a nuestro instinto de auxilio”, reflexionó.

web7_

De la actuación del SEM, los estudiantes y profesionales que participaron en esta jornada inaugural del máster en la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla pudieron extraer numerosas conclusiones relevantes. Como ejemplo, la activación inmediata de dos sectores en Emergencias: uno dedicado en exclusiva al atentado; y otro, completamente aislado, dedicado a seguir tomando el pulso a una ciudad en la que aquella tarde se siguieron produciendo emergencias médicas de todo tipo.

El número de recursos sanitarios se igualó al número de víctimas. 59 ambulancias participaron en la operación para atender a 139 heridos con diferentes consideraciones: 13 fallecieron en el acto, 16 estaban graves, 23 presentaban heridas leves y otros 50 resultaron prácticamente ilesos.

La red hospitalaria de alta resolución de la que dispone Barcelona influyó de forma decisiva en el éxito del dispositivo. En las 72 horas posteriores al ataque, que abarcan el periodo en el que se mide la eficacia y la capacidad de respuesta de un dispositivo, únicamente murió una de las víctimas, que llegó al hospital en estado crítico. “¿Qué hubiera ocurrido si el atentado se hubiese producido en otra ciudad con menos medios hospitalarios? Posiblemente estaríamos hablando de otra situación”, observó la directora.

El triaje en Las Ramblas fue de nuevo un punto complejo del dispositivo, debido a la dispersión de heridos a lo largo de más de 500 metros. Éste estuvo a cargo de un Vehículo de Intervención Rápida, que rastreó toda Las Ramblas. A partir de ahí, surgió la cuestión de cómo formar un área sanitaria en un espacio tan grande, “cómo adaptarse a una situación así”. Se estableció el Puesto de Mando Avanzado, en un principio, en Plaza de Cataluña, aunque, dada la dispersión de heridos, acabaron estableciéndose varias áreas sanitarias.

La doctora Sánchez Castro puso el acento en la seguridad de los propios sanitarios como una cuestión sobre la que hay que reflexionar. Admitió que su equipo entró en la “zona caliente” sin garantías de que no hubiera peligro, algo que quedó al descubierto cuando estallaron varios petardos que hicieron pensar en la existencia de uno o varios tiradores activos en el lugar. Hubo que trasladar el mando a El Corte Inglés. “Fue una falsa alarma, de lo contrario posiblemente no estaría aquí dando esta conferencia”, recordó. “Tenemos un procedimiento pero nuestras unidades tienen que adaptarse. No solo hablo de chalecos, cascos… Tenemos nuestro sistema de triaje, incluso en el más básico, pero debemos reflexionar sobre qué hacer en una situación en la que la seguridad no está garantizada. ¿Tal vez debamos mantenernos fuera? Nos han enseñado a cómo atender al crítico, a cómo salvar vidas, pero tal vez llegará un día en el que nos tengamos que mantener al margen porque tenemos que volver a casa”, reflexionó.

Otra de las lecciones cruciales aprendidas del atentado de Barcelona se refiere a la demanda de atención psicológica no solo de los heridos, sino de los damnificados, personas relacionadas con el accidente pero que son demandantes de atención (familiares, amigos, viandantes…), y, por supuesto, al propio personal sanitario que ha participado en el dispositivo, y que al día siguiente tiene que estar preparado para seguir enfrentándose a situaciones de emergencia.

La responsable del Servicio de Emergencias Médicas de Cataluña también se refirió a la trazabilidad de los pacientes como asignatura pendiente, sobre todo ante situaciones en las que la avidez de información por parte de las autoridades políticas es enorme. “Es un punto muy difícil de mejorar, pero cuando te piden información diaria, tres veces al día, de cómo están los pacientes, es complicadísimo. El recuento inicial de fallecidos en Las Ramblas fue una locura. En la zona caliente, un bombero, un médico y un policía tuvieron que hacer un barrido por la propia calle contándolos uno a uno. Es lo que al político le preocupa, porque lo tiene que decir él. La presión es brutal y es una situación complejísima para nosotros, con afectados de muchos países, y en la que no te puedes equivocar”.

Sánchez Casto advirtió que el sistema de emergencias tiene que estar preparado para estos “nuevos escenarios” que plantea el terrorismo. “Se hizo bien, pero nos queda mucho por aprender”, reflexionó, antes de admitir que, a pesar de lo «durísimo» de la experiencia, “no habría querido estar en otro lugar que no fuera allí”.

El director del Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña ofrece una conferencia en Sevilla sobre las ‘lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona’

Con motivo de la inauguración del Master en Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria de Escuela SAMU, el profesor y director de Sistemas de Emergencias Médicas de Cataluña, Joan Sala Sanjaume, ofrecerá una conferencia en Sevilla bajo el título Atención Prehospitalaria Básica: Lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona.

Será el lunes, 16 de octubre, a las 11:30 horas en la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla. La ponencia tiene como objetivo abordar los atentados del 17 de agosto desde la perspectiva de los servicios de emergencias médicas, desde la voz de uno de los máximos responsables del dispositivo que intervino en Las Ramblas.

Joan Sala Sanjaume será presentado por Carlos Álvarez Leiva, presidente de Fundación SAMU, como punto de partida a uno de los master más importantes de los impulsados por Escuela SAMU junto a la Universidad de Sevilla, el de Atención Prehospitalaria, Catástrofes y Acción Humanitaria. Responsables de la Universidad y de SAMU participarán en la jornada inaugural.

Este curso, limitado a 26 plazas y que cuenta con una alta demanda en cada edición, habilita a los futuros profesionales a discriminar y resolver las situaciones de amenaza vital en todas las circunstancias, gestionar escenarios de crisis, enfrentarse de forma metodológica a emergencias individuales y colectivas, hacer uso racional de recursos disponibles, atender por orden de prioridad a las víctimas, y desarrollar actuaciones sanitarias de mando y control.

Conferencia: Atención Prehospitalaria Básica: Lecciones aprendidas tras el atentado de Barcelona.
Hora: 11:30
Lugar: Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad de Sevilla. Sala Petra de la Torre. Calle Avenzoar, 6.
Puertas abiertas: Confirmaciones a fp@samu.es
Más información: prensa@samu.es

Escuela SAMU acogerá el curso Prehospital Trauma Life Support (PHTLS), referencia en el ámbito internacional

La Escuela SAMU ha llegado a un acuerdo con la National Association of Emergency Medical Technicians para impartir el prestigioso curso Prehospital Trauma Life Support (PHTLS) en nuestras instalaciones de Gelves (Sevilla) los dí­as 1, 2 y 3 de Diciembre de 2017. Este curso vendrá precedido por una fase online desde el 2 de noviembre en la que el alumnado tendrá la oportunidad de asimilar los conocimientos teóricos básicos para la gestión del soporte vital en pacientes traumatológicos.

Este curso va dirigido a profesionales de la Medicina, Enfermería y Técnicos en Emergencias.

El nivel académico, el acercamiento a la realidad y las exigencias físicas de este curso son mundialmente reconocidos y se alinean perfectamente tanto con la filosofía formativa como con el lema de nuestra escuela «Aprende haciéndolo».

Acceso máster SAMU

“Saber, saber hacer y saber estar”

Escuela SAMU ha celebrado las pruebas de acceso al Máster propio de la Universidad de Sevilla en Atención Prehospitalaria, Catástrofe y Acción Humanitaria (antiguo Urgencias y Emergencias).

El proceso de selección de este prestigioso máster responde a un nuevo escenario laboral y profesional de máxima exigencia al que se enfrentarán los alumnos y alumnas de esta formación. Al proceso, con 26 plazas disponibles, se han presentado 44 aspirantes, que realizaron una entrevista, un test psicotécnico y diferentes pruebas físicas.

Además de gestionar el conocimiento de emergencias, el equipo de formadores trabajará con estos jóvenes en aspectos como la tolerancia al estrés, la creatividad, la asunción de riesgos, la automotivación y la gestión del tiempo. “Tenemos como objetivo formar nuevas generaciones de profesionales que, además de ‘saber’, están obligados a ‘saber hacer y saber estar’ ”, explican los responsables de SAMU.

Acceso Máster SAMU 2

“Además, creemos que el sanitario de emergencias debe tener condiciones físicas adecuadas para desempeñar su labor de forma eficiente en las más diversas circunstancias”, señala el máximo responsable de Escuela SAMU, Juan González de Escalada.

Las pruebas físicas se realizaron en el Polideportivo San Pablo (Sevilla), el día 5 de septiembre 2017, desde primera hora de la mañana. Consistieron en 50 metros de nado, una prueba de fondo de mil metros de carrera a pie, otra de velocidad de 50 metros, extensiones y potencia de tren inferior (con salto sobre un punto fijo). Todas, con tiempos adaptados a hombres y mujeres.

Tras el examen de aptitud física, los aspirantes realizaron un test psicotécnico que incluyó un cuestionario de expectativas, una escala de calidad de vida y un inventario de ansiedad. Por último, se realizaron entrevistas a cada uno de los jóvenes, siendo los entrevistadores los propios miembros de la comisión académica del programa.

Con estos criterios de selección, el máster trata de encontrar los alumnos que reúnen las características para participar en un proceso en el que deberán adquirir una serie de competencias actitudinales como tenacidad, adaptabilidad, meticulosidad, resistencia, autocontrol, energía, análisis de problemas, tolerancia al estrés, asunción de riesgos, compromiso y trabajo en equipo.

El máster habilita a los futuros profesionales para discriminar y resolver las situaciones de amenaza vital en todas las circunstancias, gestionar escenarios de crisis, enfrentarse de forma metodológica a emergencias individuales y colectivas, hacer uso racional de recursos disponibles, atender por orden de prioridad a las víctimas, y desarrollar actuaciones sanitarias de mando y control.

Inauguración del curso 2017-2018

La Escuela SAMU inaugura el curso 2017-2018

Un centenar de alumnos cursarán este año sus estudios de formación profesional y posgrado en la Escuela de Emergencias SAMU, que ha celebrado en el Teatro Municipal María José Jaramillo Ramírez, en Gelves, el acto de apertura del curso 2017-18.

La Escuela, situada desde hace cinco años en el término municipal de Gelves, es referente en la formación especializada en urgencias, emergencias, atención a las catástrofes y acción humanitaria, con más de 30 años de experiencia. Sus instalaciones cuentan con una superficie de 17.000 metros cuadrados y están dotadas de infraestructuras punteras, capaces de ofrecer una formación de excelencia a los numerosos alumnos que cada año pasan por sus aulas.

La segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Gelves, Cristina Pichardo, ha sido la encargada de inaugurar oficialmente el curso académico de 10 meses que ahora comienza, en los que el alumnado recibirá formación en dos especialidades principalmente, Técnico en Emergencias Sanitarias y Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, aunque su oferta formativa es mucho más amplia. Pichardo les ha animado a aprovechar al máximo la oportunidad que tienen por delante de formarse no sólo como excelentes profesionales, sino como personas, destacando que la diferencia entre un sanitario y un buen sanitario es su capacidad para ponerse en el lugar del paciente, cuidando al máximo el trato humano, especialmente en las situaciones de emergencia.

En el acto, moderado por la jefa de estudios de la Escuela de Emergencias SAMU, Cristina Fernández, han intervenido, además, el alumno con el mejor expediente de la promoción anterior, Thomas Couyotopoulo; el director del grupo SAMU, Carlos González de Escalada; la jefa del departamento sanitario de SAMU, Lorena Fernández Silva; y el director de la Escuela de Gelves, Juan González de Escalada. Todos ellos han animado a los nuevos alumnos a dar el máximo de sus capacidades y aprovechar la oportunidad que les brinda SAMU tanto a nivel profesional como personal, resaltando valores que caracterizan a su formación como la cooperación, el compañerismo, la entrega, el calor humano y la ambición por darlo todo en cada servicio. Durante el desarrollo del acto, los alumnos con mejores expedientes académicos del curso pasado han recibido diplomas honoríficos por parte de la directiva del centro. Concretamente, los galardonados han sido Rafael Fernández Ruiz, Técnico en Emergencias Sanitarias (grupo A); José Antonio Paredes Raso, Técnico en Emergencias Sanitarias (grupo B); y Javier González Rodríguez, Técnico en Emergencias Sanitarias (grupo T);

Tanto Cristina Pichardo como el director general del grupo SAMU, Carlos González de Escalada, han valorado positivamente la relación de cooperación existente entre este centro de formación y el Ayuntamiento de Gelves, prestándose apoyo mutuo en las actividades que ambos organizan en pro de la formación y la seguridad de los vecinos del municipio.

Oferta educativa de la Escuela SAMU

El 83% de los técnicos recién graduados en la Escuela de SAMU ya tienen empleo

Cada vez son más los estudiantes de la Escuela de Emergencias SAMU que acceden al mercado laboral. Solo dos meses después de la graduación de los alumnos de los cursos de Formación Profesional en Técnico de Emergencias Sanitaria (TES) y en Técnico de Cuidados Auxiliares de Enfermería (TECAE), celebrada el 27 de junio, el 83% de ellos ya cuentan con un contrato laboral.

Ya en julio, la tasa de inserción superaba el 66%, un porcentaje muy significativo teniendo en cuenta el poco tiempo transcurrido desde la obtención del título por parte de los más de 70 alumnos matriculados. Ahora, un mes después, SAMU ha conseguido aumentar esta cifra gracias al esfuerzo de los estudiantes, su buena preparación y las colaboraciones permanentes de SAMU con las diferentes empresas del sector.

La incorporación al mercado laboral es una de las principales preocupaciones de los jóvenes ante la alta tasa de desempleo. Una formación completa y especializada, tanto en el campo teórico como en el práctico, es fundamental para conseguir un empleo en un país donde el paro juvenil supera el 40%.

SAMU es un referente para numerosas empresas del sector, una puerta hacia el empleo, como demuestran la alta tasa de inserción laboral de los alumnos de la Escuela.  Sevilla, Córdoba, Cádiz, Málaga, Huelva y Alicante son los principales destinos nacionales, a los que se suman Manchester (Reino Unido) y el sur de Portugal. Nuestros alumnos no sólo son valorados dentro de nuestras fronteras, también en el extranjero. Ambulancias ASM, Ambulancias Tenorio, Ambulancias Pajares, el Ayuntamiento de Coria del Río, Asistencia Los Ángeles o el propio SAMU son algunas de las entidades que apuestan por nuestros alumnos.

La Escuela de Emergencias SAMU ofrece a sus estudiantes desde hace casi 30 años una  completa formación especializada en urgencias, emergencias, atención a las catástrofes y acción humanitaria.

El curso de Formación Profesional de Grado Medio de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) consta de 2.000 horas en total. Está dirigido a personal no sanitario, técnicos, teleoperadores, celadores y auxiliares. A través de este curso de dos años, los alumnos aprenden a trasladar a pacientes a los centros sanitarios, prestar atención básica sanitaria y psicológica en el entorno prehospitalario, llevar a cabo actividades de teleasistencia sanitaria y a colaborar en la organización y desarrollo de los planes de emergencia, de los dispositivos de riesgo previsibles y de la logística sanitaria ante una emergencia individual, colectiva o catástrofe. En total se ofertan 120 plazas para el próximo curso 2017-2018: 60 en horario de mañana, 30 en horario de tarde y otras 30 en la modalidad de semipresencial.

En el caso del curso de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (Tecae), se ofertan 20 plazas de mañana y otras 20 en horario de tarde. Este título está dirigido a auxiliares de enfermería en hospitalización, auxiliares de enfermería en geriatría y auxiliares de ayuda a domicilio. En total son 1.400 horas donde los alumnos adquieren los conocimientos necesarios para atender a colectivos con necesidades especiales como personas mayores, discapacitados, enfermos crónicos y convalecientes.

SAMU renueva y amplía sus servicios sanitarios con el Sevilla FC

SAMU renueva y amplía sus servicios sanitarios con el Sevilla FC

SAMU se encargará por segunda temporada consecutiva del dispositivo sanitario de los partidos que el Sevilla FC juegue en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. En esta nueva temporada 2017-2018, como novedad, se ha ampliado el acuerdo con el club y SAMU cubrirá también la asistencia de urgencias y emergencias en los partidos del Sevilla Atlético, el equipo juvenil y el primer equipo femenino de la entidad sevillista, además de otras actividades en la Ciudad Deportiva del club.

Después de la exitosa experiencia de la temporada 2016-2017, SAMU renueva y amplía este servicio con el Sevilla FC. En el Sánchez Pizjuán, el equipo de SAMU despliega un dispositivo para dar cobertura sanitaria de primera intervención a posibles episodios de atención sanitaria, urgencias, emergencias y/o atención a múltiples víctimas tanto a los jugadores como a los espectadores en el estadio y el propio personal del club.

Este servicio se ha convertido en una prueba de gran éxito para la organización dada la magnitud técnica de cada evento, en un estadio con 40.000 localidades, y su enorme dimensión social. La peculiaridad principal del dispositivo en el estadio es que se trata de un recinto cerrado y con gran afluencia de público, en el que los patrones de evacuación son fundamentales.

Desvanecimientos, caídas, cortes, golpes e infartos son los incidentes más habituales en este tipo de eventos, aunque el equipo de asistencia sanitaria tiene que estar, desde antes del partido y hasta que los espectadores abandonen el estadio, en situación de alerta y preparados para intervenir frente a cualquier eventualidad.

En el primer partido de la Liga, celebrado este sábado 19 de agosto contra el RCD Espayol, SAMU desplegó un dispositivo formado por 26 profesionales, con tres médicos, ocho enfermeras y 15 TES (Técnicos en Emergencias Sanitarias), dos UVI Móvil, una ambulancia convencional, un vehículo de apoyo logístico y 10 puntos de desfibrilación precoz. Nacho Ávila, Jefe de Operaciones de SAMU, está al frente de este operativo que representa una prueba de altísimo nivel para cualquier organización dedicada a las emergencias sanitarias.

Al igual que en la temporada anterior, en este dispositivo también participarán de forma voluntaria alumnos de la Escuela de Emergencias de SAMU, lo que les permitirá profundizar y afianzar sus conocimientos y participar en la asistencia de casos reales.

De la Universidad de Texas a la Escuela de Gelves para pasar a la acción

Cerca de una treintena de estudiantes norteamericanos de Premedicina de la Universidad de Texas, en Dallas (Estados Unidos), han participado este verano en la Escuela de Emergencias SAMU, situada en el municipio sevillano de Gelves, en un intenso y completo curso de emergencia prehospitalaria (Prehospital Emergency Assistance Course), como formación básica para la intervención en emergencias.

Estos alumnos norteamericanos han acudido al centro de formación de SAMU divididos en dos grupos y durante dos semanas diferentes, ambos durante el mes de julio. El primer equipo contó con once participante, y quince el segundo.

Durante cuatro días, los estudiantes han participado en un intenso curso de formación que incluía clases teóricas y numerosos ejercicios prácticos, siguiendo así el lema que fomenta la Escuela: aprende haciéndolo. “Son alumnos con una base teórica muy fuerte pero apenas han practicado con pacientes reales”, explica Juan González de Escalada, director de la Escuela SAMU. “Durante su formación en EEUU, acompañan a los profesionales, ellos le llaman hacer de sombra, pero no tocan al paciente. De ahí que este curso sea tan interesante y útil para ellos”, continúa el director. “El hecho de que tengan una importante base teórica nos ha permitido avanzar más rápido en este campo y poder hacer muchos más ejercicios, completando así su formación”.

Las jornadas han sido “maratonianas”, recuerda Juan González de Escalada. El equipo de SAMU recogía a los estudiantes de su residencia a las ocho de la mañana y regresaban a las diez o diez y media de la noche. El programa ha incluido lecciones y talleres de soporte vital básico y soporte vital avanzado, inmovilización de pacientes, asistencia a múltiples víctimas y cómo coger vías venosas a los pacientes, además de ejercicios de gestión integral en los que se simulaban accidentes de tráfico, entre otras catástrofes, y se le prestaba especial atención al trauma prehospitalario.

El sistema prehospitalario en EEUU, a diferencia del español, no cuenta con la participación de médicos, sino que son los paramédicos los encargados de salir a la calle y atender a las víctimas en una emergencia. “Este curso les permitirá a los alumnos, todos ellos médicos en formación, ser capaces de valorar en un futuro el servicio prestado por los paramédicos”, explica Juan González de Escalada.

Tras cuatro intensos días, el curso concluyó con un ejercicio integral final, en el que los alumnos pusieron en práctica todo lo aprendido. Así, se simularon accidentes de tráfico y ferroviarios con múltiples víctimas. Para hacerlo lo más real posible, se utilizaron efectos especiales de sonido y humo, y se caracterizó con maquillaje a las personas que voluntariamente participaron como pacientes, entre ellas el director de la propia Escuela, como se puede apreciar en la foto de portada de esta revista.

El curso, impartido íntegramente en inglés con personal bilingüe, ha contado con tres instructores, además de un profesional encargado de la logística y el director del centro. Éste ha sido muy valorado por los alumnos en todos los aspectos, desde los profesores hasta los recursos y las instalaciones disponibles, y le han otorgado una nota media de 4,78 sobre 5, lo que pone de manifiesto su alto grado de satisfacción.

Ésta ha sido la primera vez que se ha desarrollado un curso de verano de estas característica y duración en la Escuela de Emergencias SAMU. El pasado año, también acudió al centro un grupo de estudiantes norteamericanos pero sólo durante un día.

Estos jóvenes forman parte de un programa lúdico-educativo y cultural puesto en marcha por la organización Global Education and Career Development Abroad, que facilita a los estudiantes estadounidenses prácticas en el extranjero en las que integran rotaciones en hospitales, cursos formativos como el de la Escuela SAMU y excursiones y visitas culturales por los alrededores de Sevilla, además de clases de español. Estos programas tienen una duración entre las cuatro y las seis semanas, durante el verano.

Inserción laboral Técnico de Emergencias Sanitaria

Más del 66% de los alumnos graduados hace un mes en la Escuela de Emergencias SAMU ya tienen un contrato de trabajo

Más del 66% de los alumnos graduados hace sólo un mes en Técnicos de Emergencias Sanitaria (TES) y en Técnico de Cuidados Auxiliares de Enfermería (TECAE) en la Escuela de Emergencias SAMU ya tienen un contrato de trabajo.

La incorporación al mercado laboral es una de las principales preocupaciones de los jóvenes ante la alta tasa de desempleo. Una formación completa y especializada, tanto en el campo teórico como en el práctico, es fundamental para conseguir un empleo en un país donde el paro juvenil supera el 40%.

La inserción es una realidad en SAMU, un referente para numerosas empresas del sector. La prueba está en que apenas un mes después de que los alumnos de los cursos de Formación Profesional en TES y TECAE se graduaran el pasado 27 de junio, el 66,19% ya tienen un contrato de trabajo. En concreto, de los 71 estudiantes que realizaron estos cursos, 47 tienen empleo.

Sevilla, Córdoba, Cádiz, Málaga, Huelva y Alicante son los principales destinos nacionales, a los que se suman Manchester (Reino Unido) y el sur de Portugal. Nuestros alumnos no sólo son valorados dentro de nuestras fronteras, también en el extranjero. Ambulancias ASM, Ambulancias Tenorio, Ambulancias Pajares, el Ayuntamiento de Coria del Río, Asistencia Los Ángeles o el propio SAMU son algunas de las entidades que apuestan por nuestros alumnos.

La Escuela de Emergencias SAMU ofrece a sus estudiantes desde hace casi 30 años una  completa formación especializada en urgencias, emergencias, atención a las catástrofes y acción humanitaria.

El curso de Formación Profesional de Grado Medio de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) consta de 2.000 horas en total. Está dirigido a personal no sanitario, técnicos, teleoperadores, celadores y auxiliares. A través de este curso de dos años, los alumnos aprenden a trasladar a pacientes a los centros sanitarios, prestar atención básica sanitaria y psicológica en el entorno prehospitalario, llevar a cabo actividades de teleasistencia sanitaria y a colaborar en la organización y desarrollo de los planes de emergencia, de los dispositivos de riesgo previsibles y de la logística sanitaria ante una emergencia individual, colectiva o catástrofe. En total se ofertan 120 plazas para el próximo curso 2017-2018: 60 en horario de mañana, 30 en horario de tarde y otras 30 en la modalidad de semipresencial.

En el caso del curso de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (Tecae), se ofertan 20 plazas de mañana y otras 20 en horario de tarde. Este título está dirigido a auxiliares de enfermería en hospitalización, auxiliares de enfermería en geriatría y auxiliares de ayuda a domicilio. En total son 1.400 horas donde los alumnos adquieren los conocimientos necesarios para atender a colectivos con necesidades especiales como personas mayores, discapacitados, enfermos crónicos y convalecientes.

Alumnos del curso de Rescate en entornos cambiantes, durante sus prácticas en la Escuela de Gelves.

Sanitarios que se convierten en rescatistas

La Escuela de Emegercias SAMU ha dado un paso más este año en su calendario de formación con la incorporación de un proyecto experimental que tiene como objetivo formar a profesionales sanitarios, de forma específica, en técnicas de rescate. Es el curso de Rescate en Entornos Cambiantes, que, además de adiestrar a estos especialistas todoterreno, tiene un carácter abierto y multidisciplinar: ha reunido cada martes en las instalaciones de Gelves, en Sevilla, a alumnos y exalumnos del centro, técnicos, personal de la plantilla de SAMU y también a personal externo relacionado con el mundo de las emergencias.

La iniciativa del director de la escuela, Juan Escalada, arrancó en enero bajo el liderazgo del bombero e instructor especializado en rescate Eduardo Sánchez. Una quincena de alumnos de diversos perfiles ha formado parte del equipo de trabajo, que se ha reunido durante la mañana de los martes en el campo de entrenamiento de Gelves. “Nuestro objetivo era que estos alumnos sepan desenvolverse en escenarios que te puedes encontrar en tu día a día, en la vida real, y que sean capaces de rescatar a personas de situaciones verdaderamente complejas”, relata Sánchez.

La formación comenzó “de cero”, con teoría. De forma progresiva, los alumnos han ido adquiriendo conocimientos y dominando técnicas. En primer lugar, trabajaron en autonomía vertical con el objetivo de que cada persona sea capaz de subir y bajar con cuerdas con seguridad y ser autosuficiente en una operación que requiera el uso de estos elementos.

Después, Sánchez y su equipo han desarrollado las más diversas operaciones de rescate en espacios abiertos y en espacios confinados: “desde un señor que está pintando una fachada y necesita asistencia sanitaria, a casos de politraumatismo que requerían inmovilización y evacuación en camilla, rescates en vertical en coche suspendido o, por ejemplo, rescates en espacios confinados como pozos o arquetas que requieren equipos de respiración y detectores de gases y explosividad”.

Los ejercicios han sido exigentes desde el punto de vista físico y también han requerido una gran concentración y autonomía por parte de todos los participantes a la hora de afrontar los rescates. A primera de cada jornada, el profesor plantea diferentes escenarios en el aula para que sean los propios participantes quienes vayan desarrollando sus planes de acción. Según explica Eduardo Sánchez, cada vez han ido demostrando más liderazgo y autonomía, aportando soluciones adecuadas para cada situación. Así, en los ejercicios de las últimas semanas, la intervención del instructor ha sido cada vez más puntual, pasando del liderazgo total en los ejercicios a una labor más centrada en la supervisión del trabajo de los alumnos y alumnas.

Aunque este tipo de formación ya se ha impartido en Escuela SAMU con anterioridad, es la primera vez que se hace de forma tan específica y sostenida en el tiempo, con prácticas de cuatro o cinco horas cada semana desde enero hasta junio, manteniendo a los alumnos activos y afianzando las técnicas con la práctica regular y con ejercicios imprevistos.

“La formación que hemos impartido es una formación de bomberos, no es habitual en el personal sanitario, pero aquí hemos ido más allá. El curso encaja muy bien con la filosofía de SAMU, que no enseña a sus alumnos de emergencias sólo a poner un vendaje, sino que les adiestra para estar en una catástrofe y saber actuar, a estar preparado para intervenir en cualquier escenario y a hacerlo de forma autónoma. En un rescate en altura o en un espacio confinado, estos alumnos ya tienen capacidad para ser autónomos, no dependerán de que los bomberos les tengan que trasladar de un sitio a otro como sujetos pasivos, y es un lujo poder trabajar con sanitarios así”, relata Sánchez.

El instructor valora la experiencia y avanza que la idea es que el programa de Rescate en Entornos Cambiantes continúe su desarrollo después del verano: “Después de todos estos meses de trabajo, como bombero puedo decir que yo me iría a intervenir en un rescate con este equipo con total garantía”, subraya.